El amor nos ENGRANDECE

Cuando nos vinculamos con amor nuestras relaciones trascienden a algo que vas más allá del ego.

He vivido muchos años atrapada bajo una concepción errónea del amor, quizá porque me hicieron creer o mejor dicho me creí que este sentimiento tan lindo y positivo como es amar al otro, estaba regido bajo una estructura social un tanto restrictiva. Durante mucho tiempo me comí el discurso pre formado de que amar era una especie de simbiosis en dónde dos personas conformaban una unidad imposible de disolver, y que en cierta forma debía haber una especie de dependencia para que el vínculo subsista; pero que tremendo horror pensar así, me digo hoy a mi misma todo el tiempo, incluso cuando visualizo relaciones que están regidas bajo ese modus operandi. Me repito una y mil veces que eso no es lo que quiero para mí, que no deseo que ninguna persona me domine ni dominar a nadie, porque somos seres libres e independientes capaces de amar sanamente. Hoy mi visión acerca de las relaciones dio un vuelco de 360 grados, todo ello gracias a ese recorrido interno tan lindo que decidí comenzar por el 2011. Creo que amar va más allá del ego, y esto vale para cualquier tipo de relación. El ego nos ciega, no nos deja apreciar lo bueno que el otro tiene para ofrecernos, nos impide mirarnos como personas libres de prejuicios. En cambio cuando dejamos el ego de lado es ahí cuando abrimos los ojos con simplicidad, con entrega, con el buen deseo de querer lo mejor para el otro, y tomar de él aspectos positivos que nos ayuden a crecer y ser aún mejores personas. El amor real no entiende de falta de respeto, ni de violencia verbal ni física, ni de posesión, ni de falta de confianza. Entiende de comprensión, de escucha, de prestar atención al otro cuando tiene algo que decir, y viceversa, de cariño mutuo, de dar espacio. Me siento muy gratificada por haber tomado la decisión de que hoy quiero amar y que me amen por elección, no por obligación; generando con las personas cercanas a mí encuentros que sean nutritivos con el fin de compartir gustos, sueños, anhelos, ideas, inquietudes, que por supuesto vayan muchísimo más allá de una competencia inútil de egos.

¡COMENZÁ A ESCRIBIR AHORA!

Todos pueden formar parte de Verum. Creá tu cuenta y comenzá a compartir tus opiniones.

Comenzar
ARTÍCULOS RELACIONADOS
COMENTAR
  • No hay comentarios aún...