Todo es cuestión de empatía...

Cuando ponernos en el lugar del otro genera conexiones más reales y auténticas...

Ponernos en la zapatilla del otro no es algo que nos hayan enseñado desde pequeños, más bien creo que nuestra manera de comportamos se fue impregnando de individualismo y frialdad a medida que fuimos evolucionando con los años. Y por qué nos cuesta tanto ser empáticos a la hora de vincularnos con el otro? Por qué sentimos la necesidad constante de competir en vez de compartir? Qué es lo que hace que no podamos bajar la guardia y así volvernos más vulnerables a las necesidades del otro? Son preguntas que me hago a diario, y en mi van surgiendo variadas respuestas. Y por qué planteo esto!? Mi experiencia como Nutricionista en consultorio me brinda cada día la hermosa capacidad de experimentar esa sensibilidad a las problemáticas del otro.

He notado que cuanta más empatía genero con un paciente, mejor responde al tratamiento, generándose así un clima de calidez y entendimiento que sobrepasa cualquier intervención de tipo profesional. Y por qué pasa esto?, es aquí donde el paciente se siente en un ambiente de entendimiento, confianza, escucha y sobre todo contención. Debemos entender que la empatía suaviza a las personas, las vuelve menos automáticas, menos insensibles consigo mismas y con los demás.

¡COMENZÁ A ESCRIBIR AHORA!

Todos pueden formar parte de Verum. Creá tu cuenta y comenzá a compartir tus opiniones.

Comenzar
ARTÍCULOS RELACIONADOS
COMENTAR
  • No hay comentarios aún...